Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools
Sections

Commentaries on this Media!

Introducción - Gran Vía [Narración en español]

by Benjamin Fraser

La Gran Vía es una de las calles más importantes y más céntricas de Madrid. Aunque la idea que motivó su construcción pertenece al imaginario urbano madrileño decimonónico, es decir, del siglo XIX, la Gran Vía fue un proyecto que buscaba establecer la capital española como símbolo de la modernidad, un proyecto llevado a cabo en el siglo XX y en un contexto europeo decisivo. Como bien demuestran Borja Carballo, Rubén Pallol y Fernando Vicente —los autores del libro El ensanche de Madrid: historia de una capital (publicado en el año 2008), y cito—“A mediados del siglo XIX, las principales ciudades europeas parecían decididas a traspasar el umbral de la Modernidad, afrontando una serie de profundas transformaciones que alterarían por completo las formas de vida del hombre urbano.” En este contexto, la ciudad de Madrid y su medio ambiente edificado, se convirtieron, efectivamente, en un escenario, un escenario cuya acción dramatizaría la estrecha relación entre la planificación urbana, la política y la economía evidente a lo largo de todo el siglo XX. Como nos explica el crítico Edward Baker en su libro del 2009, la construcción de la Gran Vía comenzó el 4 de abril de 1910 y fue dividida en tres segmentos que sumaban unos 1,362 metros. El plan implementado tiene su origen en los arquitectos Francisco Andrés Octavio y José López Sallaberry. Del este al oeste, la calle empieza en la intersección con la Calle Alcalá, marcada aquí por el edificio metropolis, y termina en la Plaza de España. El edificio Grassy, a la derecha del metropolis y completado en 1917, tiene el privilegio de ser el primer edificio con dirección en la Gran Vía. A la distancia, ocupando otro espacio privilegiado frente a la llamada Red de San Luis, vemos el edificio Telefónica. El edificio Telefónica—diseñado por Lewis S. Weeks y construído por el arquitecto Ignacio Cárdenas—fue completado durante los años 1929 y 30. Con una altura que alcanzó 17 pisos, este edificio fue, en su tiempo, el más alto de toda Europa. La cara luminosa del reloj visible desde la calle y encendida con una luz roja por las noches, queda como recuerdo de la espacialización del tiempo que acompañaba la cresciente industrialización de la sociedad a finales del siglo XIX – por ejemplo la división del mundo, en el año 1884, en zonas horarias. Avanzando un poco más, llegamos a Callao – uno de los centros para la actividad consumista en la capital. El edificio Capitol aquí ostenta el ícono de Schwepps que lo hizo una parte inolvidable de El día de la bestia, una película dirigida por Álex de la Iglesia y analizada por Malcolm Compitello en un análisis que combina lo urbano y lo fílmico. También, en esta plaza vemos el cine Callao, y volviéndo la vista aun más a la izquierda, la tienda FNAC y el gran almacén llamado el Corte Inglés. Desde Callao, podemos ya ver el término de la Gran Vía… El edificio blanco que vemos es la Torre de Madrid, completada en 1953. La Torre de Madrid comparte la Plaza de España con su vecino, el Edificio España, también completado durante los 50. Construida en tres segmentos—el primero, como bien señala el crítico Carlos Sambricio entre 1910 y 1918, el segundo, entre 1918 y 1924, y el tercero, entre 1924 y 1932—la Gran Vía sigue siendo un emblema de la modernidad española. Aparece en numerosas obras de arte visual, muchas de las cuales serán analizadas en este espacio colaborativo: no solamente desde una perspectiva histórica, sino también cultural y tal vez política…

Introducción - Gran Vía [Narración en español]

by Benjamin Fraser

La Gran Vía es una de las calles más importantes y más céntricas de Madrid. Aunque la idea que motivó su construcción pertenece al imaginario urbano madrileño decimonónico, es decir, del siglo XIX, la Gran Vía fue un proyecto que buscaba establecer la capital española como símbolo de la modernidad, un proyecto llevado a cabo en el siglo XX y en un contexto europeo decisivo. Como bien demuestran Borja Carballo, Rubén Pallol y Fernando Vicente —los autores del libro El ensanche de Madrid: historia de una capital (publicado en el año 2008), y cito—“A mediados del siglo XIX, las principales ciudades europeas parecían decididas a traspasar el umbral de la Modernidad, afrontando una serie de profundas transformaciones que alterarían por completo las formas de vida del hombre urbano.” En este contexto, la ciudad de Madrid y su medio ambiente edificado, se convirtieron, efectivamente, en un escenario, un escenario cuya acción dramatizaría la estrecha relación entre la planificación urbana, la política y la economía evidente a lo largo de todo el siglo XX. Como nos explica el crítico Edward Baker en su libro del 2009, la construcción de la Gran Vía comenzó el 4 de abril de 1910 y fue dividida en tres segmentos que sumaban unos 1,362 metros. El plan implementado tiene su origen en los arquitectos Francisco Andrés Octavio y José López Sallaberry. Del este al oeste, la calle empieza en la intersección con la Calle Alcalá, marcada aquí por el edificio metropolis, y termina en la Plaza de España. El edificio Grassy, a la derecha del metropolis y completado en 1917, tiene el privilegio de ser el primer edificio con dirección en la Gran Vía. A la distancia, ocupando otro espacio privilegiado frente a la llamada Red de San Luis, vemos el edificio Telefónica. El edificio Telefónica—diseñado por Lewis S. Weeks y construído por el arquitecto Ignacio Cárdenas—fue completado durante los años 1929 y 30. Con una altura que alcanzó 17 pisos, este edificio fue, en su tiempo, el más alto de toda Europa. La cara luminosa del reloj visible desde la calle y encendida con una luz roja por las noches, queda como recuerdo de la espacialización del tiempo que acompañaba la cresciente industrialización de la sociedad a finales del siglo XIX – por ejemplo la división del mundo, en el año 1884, en zonas horarias. Avanzando un poco más, llegamos a Callao – uno de los centros para la actividad consumista en la capital. El edificio Capitol aquí ostenta el ícono de Schwepps que lo hizo una parte inolvidable de El día de la bestia, una película dirigida por Álex de la Iglesia y analizada por Malcolm Compitello en un análisis que combina lo urbano y lo fílmico. También, en esta plaza vemos el cine Callao, y volviéndo la vista aun más a la izquierda, la tienda FNAC y el gran almacén llamado el Corte Inglés. Desde Callao, podemos ya ver el término de la Gran Vía… El edificio blanco que vemos es la Torre de Madrid, completada en 1953. La Torre de Madrid comparte la Plaza de España con su vecino, el Edificio España, también completado durante los 50. Construida en tres segmentos—el primero, como bien señala el crítico Carlos Sambricio entre 1910 y 1918, el segundo, entre 1918 y 1924, y el tercero, entre 1924 y 1932—la Gran Vía sigue siendo un emblema de la modernidad española. Aparece en numerosas obras de arte visual, muchas de las cuales serán analizadas en este espacio colaborativo: no solamente desde una perspectiva histórica, sino también cultural y tal vez política…

Introducción - La Gran Vía de Madrid

[in Spanish/narración en español] Una breve introducción histórica a una calle / proyecto urbano del siglo XX que sirvió como emblema de la modernidad española. [creado como parte de un proyecto digital, primavera 2014]

from Original video created with creative commons images (2013)
Creator: Benjamin Fraser - image credits for creative commons images follow the video
Distributor: Benjamin Fraser
Posted by Benjamin Fraser
Keywords
Genres
Options